La gestión de las personas como valor estratégico

Esta semana hemos contado con la inestimable participación de Gabriel Moreno, Director de Gestión de la Corporación CajaGranada-Corporación Empresarial Mare Nostrum (BMN).

Su ponencia ha tenido como objetivo principal trasladar a los alumnos de Dirección y Gestión de Personal del 2º curso del Grado en Relaciones Laborales y Recursos Humanos de la Universidad de Almería la realidad de la gestión de las personas en el mundo empresarial.

Gracias a su amplia trayectoria profesional y bagaje empresarial Gabriel Moreno ha podido hacer un recorrido por los principales aspectos de la gestión de personal.

Gabriel Moreno

En dicho recorrido ha partido de la idea inicial y compartida por la amplia mayoría, de que en la teoría, las personas son el principal valor estratégico en el ámbito de las organizaciones, pero aún falta mucho para que tenga una aceptación en la realidad de la gestión de empresas. Si bien, todos estamos de acuerdo en la premisa inicial, luego y en la práctica, las personas no están en el centro de la gestión de empresas y hacemos mucho menos de lo que se dice en ámbitos universitarios, foros de gestión del talento, programas de postgrado, etc..

También ha compartido que lo más difícil dentro de la gestión de empresas, es la propia gestión de las personas y que muchos de los esfuerzos diarios en nuestras empresas están copados por problemas derivados de la gestión del propio personal.

A partir de ahí ha ido desgranando aspectos sobre el Análisis y Diseño de los Puestos de Trabajo (APT), destacando la importancia de la definición de las tareas y de las responsabilidades pero dejando lugar también a la creatividad, aportación y proactividad de los empleados.

En relación al reclutamiento y selección de personal ha destacado la importancia de contar con los mejores profesionales fruto de buenos procesos de selección, pero también ha hecho hincapié en el conocimiento de los propios candidatos a través de redes de contactos, pero sin caer en el nepotismo.

Ha seguido mencionando la escasa dedicación y planificación  que hay en los planes de inducción o también llamados de incorporación y acogida, ha resaltado que hay que prestarles más atención, pues los beneficios para trabajador y empresa son muy superiores a los costes en los que se incurre de no contar con dichos planes.

Como aspecto importante ha destacado que la formación y desarrollo, a parte de ser necesaria en un mundo tan cambiante e hipercompetitivo, también se utiliza como instrumento motivador para satisfacer a aquellos trabajadores que aprecian que sus empresas dediquen recursos a formarlos.

Finalmente y en relación a la evaluación del rendimiento así como las políticas de retribución, apuesta por utilizar mecanismos de compensación total, combinando las diferentes posibilidades entre salarios fijos, variables en función del cumplimiento de objetivos y por supuesto sin olvidar el salario emocional. Todo es necesario para gestionar y primar a aquellos trabajadores que aportan más valor a una compañía. Ha puesto de manifiesto que el salario tiene fuertes limitaciones a la hora de motivar a los empleados, es más un factor de insatisfacción que de motivación.

Gabirel Moreno no ha querido marcharse sin aconsejar a los alumnos las posibilidades de viajar y de estudiar en el extranjero, por supuesto aprender idiomas y adquirir experiencia vital para poder incorporarlas a las organizaciones para las que trabajen. Ha abogado también para que los trabajadores busquen su grado de diferenciación a través de la mejora de competencias y habilidades. Es necesario distinguirse dentro de un mundo de iguales.