"LA ACTITUD MOTOR DEL ÉXITO"

Hacía tiempo que no acudía a una conferencia tan conmovedora y rompedora para un alumnado ciertamente adormecido y letargado por el contexto actual que le rodea: situación universitaria, desempleo y futuro incierto motivado por la crisis económica actual.

Emilio del Águila, profesor, formador y asiduo conferenciante es experto en no dejar impertérrito a nadie, y se encargó de remover las conciencias de los asistentes trasladándoles por entero su responsabilidad íntegra y absoluta para cambiar sus propios destinos en una charla titulada ACTITUD MOTOR DEL ÉXITO que tuvo lugar ayer 13 de Diciembre en el corazón de la caja almeriense en su sede central de Plaza Barcelona, y cuyos destinatarios eran mis estudiantes de Dirección y Gestión de Personal del grado en Relaciones Laborales y RRHH y alumnos de Habilidades Directivas del doble grado en Derecho y Administración y Dirección de Empresas de la Universidad de Almería.

LA ACTITUD MOTOR DE EXITO

Emilio empezó desplegando su enorme artillería diciendo que, si se quiere, se puede y como muestra su propia referencia personal. Él dejó un empleo cómodo y bien retribuido en una empresa anterior para ir promocionando y desarrollando su carrera profesional en Cajamar hasta alcanzar una elevada cuota de responsabilidad directiva como la que desempeña en su actual posición de Director del Área de Gestión del Talento. Pero eso no es fruto de la suerte, es el resultado de mucho trabajo y sacrificio diario, de la renuncia personal a algunas cosas y aderezada con una formación complementaria excepcional y totalmente posterior a la obtenida en su día en la licenciatura de Económicas. El único lugar donde aparece la palabra éxito antes que trabajo es en el diccionario. La carrera universitaria es solo un pasaporte o carné para poder acceder al mercado de trabajo, el resto es actitud, querer hacer las cosas, diferenciarse del resto y por supuesto tener talento.

Emilio desgranó muchísimos aspectos que deberían estar trabajando ya los universitarios para mejorar su empleabilidad de cara a un futuro ya inmediato.

Como nativos digitales tienen la obligación inexcusable de manejarse en la era digital en la que nos encontramos y que se caracteriza por ser muy compleja y en la que están apareciendo nuevas profesiones, fundamentalmente basadas en la robotización y automatización de muchas actividades. Las empresas están requiriendo empleados con una huella digital importante. El Big Data ya está aquí y ha venido para quedarse.

Emilio enumeró y mostró ejemplos de gente desplegando su talento, de la misma manera que aludió y apeló a pensadores y filósofos como José Antonio Marina para poner el foco en la inteligencia como resultado de establecer metas en la vida, gestión de las emociones y desarrollar actitudes directivas como la toma de decisiones y el ejercicio del liderazgo.

Finalmente y para terminar su traspaso de conocimiento a los futuros egresados, habló de la importancia del manejo de la marca personal en las RRSS, así como la importancia de saber diferenciarse del resto, fundamentalmente a través de la especialización.

Y nos dio la fórmula del camino hacia el éxito como resultado de la combinación de automotivación, proactividad y entusiasmo. Al final todo se resume en la ACTITUD.

"Todos creen que tener talento es cuestión de suerte; nadie piensa que la suerte puede ser cuestión de talento". — Jacinto Benavente

 

Víctor Eduardo González

CEO NegocioenProGreso &

Profesor Asociado UAL